Un buen suelo de madera es un gran elemento que ayuda a nuestro hogar a ser más acogedor. La naturalidad de la madera confiere calidez y nos obliga a ciertos cuidados con el mismo que nos despierta cierto “afecto material” hacia su mimo. Pasados algunos años la madera puede necesitar el paso de la pulidora.

pulir suelo madera

El tratamiento continuado del suelo de madera puede evitar la necesidad de pulirlo. Productos adecuados, limpieza frecuentes, protectores anti arañazos en las patas de las sillas, evitar arrastrar muebles, etc.

Si todo esto no es posible, puede llegar ese día en el que es necesario recuperar el piso de madera. Para eso le recomendamos lo siguiente:

  1. Vacíe la habitación por completo. No sólo los muebles sino también las cortinas y cualquier elemento.
  2. Pase el aspirador a conciencia y, en caso de que haya algún clavo un poco salido, límelo para que la pulidora no se enganche con él.
  3. Elimine el barniz anterior con una lijadora orbital. Son estas lijadoras que se asemejan a un cortacésped y que bien puede contratar con un profesional para el trabajo, o sólo alquilar la máquina.
  4. Cuando pase la máquina hágalo en el sentido de la orientación de los tablones. En el caso, poco frecuente, que la madera tenga tallados o mosaicos, hágalo en el sentido oblicuo a la fibra.
  5. Una vez haya lijado toda la tarismas o parquets en madera es el momento de retirar todos los restos de serrín y barniz resultantes. Una vez deje limpio el suelo de todo, es cuando podremos volver a barnizar.
  6. Barnice el suelo de madera siguiendo las vetas de la madera, y repita el proceso una vez esté completamente seca la primera pasada.
  7. Finalmente puede pasar la pulidora con un disco más fino para que suavice la capa de barniz.

lijado de tarimas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation